Escaños para plazas

Nadie duda de las ventajas de estar en una gran ciudad; manifestadas, principalmente, por la oportunidad de conseguir las más atractivas opciones de empleo, viviendas con mejores servicios y una oferta amplia de artículos requeridos para vivir con comodidad. Pero, la selva de concreto también se cobra su tributo, te aleja del contacto con la naturaleza y, por eso, las áreas verdes y el correspondiente escaño de plaza son tan apreciados por todos.

¿Te imaginas Nueva York sin el Central Park o si no existiera el Parque del Buen Retiro o el del Cerro del Tío Pío en Madrid? ¿Qué sería de Santiago sin su Parque Metropolitano, popularmente conocido como Cerro San Cristóbal o el valioso O’Higgins? Con alta probabilidad, cada ciudad del mundo posee sus propios y hermosos ejemplos, porque estos constituyen:

  • Lugares de escape para una población estresada y agobiada. Allí la gente camina, corre o trota, los niños juegan, los adultos mayores charlan y todos disfrutan de sus escaños.
  • Espacios con vegetación a los cuales huyes de las ocupaciones rutinarias, respiras profundo y te calmas por un rato.
  • Una representación simbólica de la cultura de esta sociedad actual que lucha por mantener el contacto casual con las amistades, realizar ejercicios aeróbicos de bajo presupuesto y enseñar a los pequeños a disfrutar del aire libre.

Del mismo modo, las plazas, los zoológicos, las zonas verdes de los conjuntos residenciales e incluso los accesos a algunos edificios públicos, cuentan con sus correspondientes bancos en los cuales sentarse a descansar, leer una revista de moda, planificar las próximas actividades o besar a la chica o al chico que te gusta. Innegablemente, cada escaño, de poder hablar, contaría historias muy interesantes.

Características de los escaños de plaza

En principio es posible moverlos con facilidad, ya que, no son pesados, aunque precisamente para que eso no suceda, muchas veces la municipalidad les hace una base permanente. Se construyen con materiales resistentes, por lo general, madera y metal, capaces de aguantar cualquier condición meteorológica y hasta 400 kg de peso.

Además, la madera se recubre con un barniz especial con propiedades anticorrosivas, que ofrece resistencia a los rayos ultravioletas, la lluvia ácida y otros contaminantes atmosféricos, de forma que no se decoloren, ni afeen. Tienen un respaldo que permite reclinarse con seguridad y hasta cuatro personas sentadas pueden disfrutarlos simultáneamente.

La plaza es un espacio público donde los niños aprenden a ser generosos con sus amigos, a compartir las pertenencias y juguetes, a expresarse con libertad delante de sus congéneres, a exigir los derechos y a cumplir con los deberes sociales, a retar las propias debilidades, a desarrollar las aptitudes físicas y a enfrentar los microorganismos del ambiente. Y todo ese importante proceso tiene lugar mientras las madres se sientan y disfrutan de la experiencia en los bancos presentes.